Artículos » Opinión


El método científico como tabú del posmodernismo

  • Vota:
  • Calificación:

Autor: Sergio Barrera*

Antes de comenzar, me gustaría aclarar que considero a la posmodernidad, como movimiento artístico; un exponente de obras interesantes, tales como las de Hans Haacke y otros por el estilo, que me parecen dignas de apreciar simbólica y estéticamente. Sin embargo no se puede decir lo mismo de la posmodernidad en el ámbito de la epistemología o como corriente filosófica, pues, sin entrar en explicaciones técnicas muy engorrosas, a grandes rasgos, esta corriente filosófica  se caracteriza por el rechazo (en algunos autores explícito y otros no tanto) de la tradición racionalista de la ilustración, sus elaboraciones teóricas están desconectadas de cualquier evidencia empírica o  validez estadística, pues menosprecia el progreso de la ciencia a través de discursos oscuros y hasta cierto punto surrealistas.

Es importante agregar en este punto, que el posmodernismo ha contribuido entre otras cosas, a desarrollar una visión de la ciencia no solo distante a la que se tenía en la ilustración, sino que a esa herramienta maravillosa creada por el hombre, que se  ha ido perfeccionando a través de los siglos para desentrañar y comprender el cosmos, a la cual llamamos comúnmente, método científico, el posmodernismo la considera como sólo un procedimiento más del montón para reunir información y generar un conocimiento, es decir que desde una óptica posmoderna, se entiende el conocimiento científico desde  un relativismo cognitivo, que considera que la ciencia moderna no es nada más que una “narración”, un “mito” o como ellos lo llaman un “meta-relato”.  

Debo señalar que sí, es cierto que el método científico reúne información o datos, seguido de un proceso largo y cuidadoso tras el cual  un científico deduce teorías y leyes capaces de explicarnos por ejemplo, el funcionamiento y características de un agujero negro o algo tan simple pero no menos importante como por qué el impacto que produce un choque automovilístico, puede dañar los órganos internos de los conductores y producir la muerte.

Ahora bien el problema aparece realmente cuando incluso habiendo las más fuertes evidencias y bases matemáticas, lógicas, para explicar un fenómeno de la naturaleza, las ideas posmodernas suscitan a sus estudiosos,  poner en duda el conocimiento científico y  aunque no está mal cuestionarse sobre lo que nos dice la ciencia, debemos distinguir, que una cosa es contribuir con investigaciones capaces de  poner a prueba alguna  teoría,  para así nutrir  lo que antes se sabía sobre algo, otra muy distinta, es dudar por dudar, tal como si viviéramos encerrados en una especie de  matrix, pues alegan que no hay verdades absolutas ni proximidad a ellas,  porque más o menos, según el posmodernismo filosófico, todo se reduce a construcciones sociales y del lenguaje.

Fundamentalmente el método científico no es el único existente para generar conocimiento ni tampoco pretende una verdad absoluta; sin embargo es el que nos brinda  mayores garantías de certeza y es el más funcional desde un punto de vista pragmatista, empezando porque uno de los criterios de demarcación científica más aceptados es el criterio de falsación, o sea que las teorías deben ser expuestas a la falsabilidad o refutabilidad propuestas por autores como Karl popper e Imre Lakatos, a partir de nuevas evidencias; esto significa básicamente que el conocimiento científico, siempre es perfeccionable, lo que a su vez significa que no aprueba verdades absolutas a la ligera, como se piensa comúnmente. Siendo así, adoptar  un relativismo gnoseológico radical, es decir  ( un todo vale, todo conocimiento, opinión, hipótesis, teoría, es igual de certero y ninguno posee mayor grado de verdad que otro), es algo peligroso epistemológicamente y tóxico  para el progreso, no porque se menosprecien otras metodologías y técnicas, sino porque en realidad  no es lo mismo decir  por ejemplo:  La luz es una parte de la radiación electromagnética que el ojo humano es capaz de percibir, a decir que la luz son emanaciones angelicales milagrosas. Separar lo que en verdad se sabe sobre la naturaleza, de lo que imaginamos o incluso, opinamos sin base argumentativa suficiente, es algo pertinente. 

¿Acaso el conocimiento científico es solo una narrativa más?, ¿Qué tan inocente es el hecho de que se viralice la idea de que los conocimientos que resultan de la investigación científica, sólo son consensos de gente de bata blanca y consisten en inventar mitos culturales en lugar de hacer descubrimientos? La lucha contra estos "Sinsentidos de moda" como los llamó Alan Sokal en su obra “imposturas intelectuales”  publicada en 1997, no es para nada una empresa insostenible o contra ideologías "imaginarias", al contrario, pienso que es necesario replantearse seriamente el posmodernismo,  pues el problema tanto con sus ideas puras como con las  malas interpretaciones de quienes las estudian, es muy real.  En consecuencia, resultaría fatal para la ciencia el llegar a ser indiferentes a las ideas que, injustificadamente tratan de intoxicar nuestras ideas con respecto a esta actividad humana.

En conclusión, invito a ver estos paradigmas con recelo y sospecha, pues ese “todo vale” resulta  en un “anarquismo epistemológico” que puede viralizar un odio injustificado hacia la ciencia, su lógica y su método. No estoy proponiendo que debe erradicarse el posmodernismo y sus vertientes, si bien no todos los autores de estas corrientes sostienen un relativismo gnoseológico sin salvedades, sino más bien que puede replantearse, examinarse mejor y tomar sus ideas filosóficas con pinzas, así evitar que el progreso científico sea  visto como una actividad, en el mejor de los casos, dañina y molesta; situación que es realmente preocupante.

* Estudiante de psicología, con intereses por la epistemología de la ciencia y campos de la física como la mecánica cuántica, la termodinámica y la mecánica analítica de Lagrange, y por la la neurociencia y las ciencias cognitivas. Administrador de la página de divulgación científica Ex scientia Veritas.

agathobarrera@gmail.comsbarreraro1@uniminuto.edu.co



ARTÍCULOS RELACIONADOS


COMENTARIOS


Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo electrónico, recibe toda la información de noticias y actividades de Revista Con Ciencia.

Publicidad

Publicidad

Fotos

Más leído

Publicidad

TWITTER

Publicidad

© 2017. « Revista Con Ciencia ». Todos los derechos reservados.