Artículos » Medio Ambiente


La ciencia detrás del invento para cambiar la historia

  • Vota:
  • Calificación:

A mediados de diciembre del año 2014 el inventor caleño Wiesner Osorio llenó de orgullo a Colombia al ser el ganador del concurso 'Una idea para cambiar la historia' del canal History Channel, en el que participaron más de 5000 inventos. Curioso, ingenioso, trabajador y apasionado por lo que hace; Wiesner, de 32 años, es una fuente de inspiración para los futuros inventores que están buscando como solucionar los problemas de la humanidad.


Wiesner Osorio y su generador de electricidad. Foto: Cronicadelquindio.com

Detrás de todas las aplicaciones del invento de Osorio, que se enfocan en la reducción de la contaminación, el ahorro del consumo de gasolina y en el alcance de la electricidad para toda la población,  hay toda una base científica encargada de su funcionamiento.

Entonces, no sería interesante saber ¿Cuál es la ciencia que explica tan fascinante y prometedor invento?

Para entender mejor la ciencia del proyecto, descompongamos el nombre de éste, “Generador de energía eléctrica por combustión de HHO obtenido mediante electrólisis solar fotovoltaica”, en dos partes.

En la primera, nos enfocaremos en entender el término “electrolisis solar fotovoltaica”.

Para entender el concepto de electrolisis del agua, debemos pensar en su estructura molecular (H2O) y en sus constituyentes: el hidrogeno (H2)  y el oxígeno (O). En este proceso se rompen los dos enlaces que mantienen unidos al oxigeno con los dos hidrógenos, al aplicar una corriente. Esta última proporciona la energía suficiente para esta ruptura, obteniendo como resultado un gas combustible, compuesto de hidrogeno y oxigeno conocido como oxihidrógeno (HHO).


La corriente es suministrada una batería. En el electrodo negativo (Cátodo) ocurre la reducción del hidrogeno y en el positivo (Ánodo) la oxidación del oxígeno. Imagen: fisicayquimicavarques.com

En la máquina de Osorio, la energía para la electrolisis proviene de baterías alimentadas por paneles solares. Estos últimos absorben la radiación solar para generar un flujo de electrones (corriente), que se puede almacenar en baterías.

Para Daniel Pérez-Moscote, investigador del Centro de Electricidad, Electrónica y Telecomunicaciones del SENA  y experto en energías renovables, lo que está haciendo Wiesner es “aportar una solución energética limpia”, ya que el método de obtención del hidrógeno está basado en el uso de energía solar.

Ahora que sabemos cómo se obtiene el combustible (HHO), hablaremos de la otra parte del nombre: “Generador de energía eléctrica por combustión de HHO”

Utilizada en los automóviles, plantas termoeléctricas y calentadores, la combustión es sinónimo de calor, explosiones y compuestos muy delicados, los cuales pueden explotar con una pequeña chispa. Pero más allá de lo anterior, esta reacción química requiere de un oxidante, ya que de lo contrario no ocurriría.

En este invento el hidrógeno es el combustible y el oxígeno el oxidante, ambos presentes en el oxihidrógeno obtenido en la electrolisis. El oxidante es importante ya que, una vez se le aplique la suficiente energía, es el encargado de iniciar una reacción en cadena que permite romper los enlaces de las moléculas de hidrógeno, liberando la energía de estos y generando agua como producto. Por último, la maquina utiliza esta energía para hacer rotar un eje y generar electricidad.

Según Pérez-Moscote, la ventaja de producir electricidad a partir de la combustión del oxihidrógeno, en vez de utilizar la generada directamente por los paneles, radica en que este gas puede ser almacenado y transportado, para luego producir electricidad cuando y donde se desee, mientras que la proveniente del sol es una fuente intermitente y con potencial variable que depende de la ubicación.



ARTÍCULOS RELACIONADOS


COMENTARIOS


Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo electrónico, recibe toda la información de noticias y actividades de Revista Con Ciencia.

Publicidad

Publicidad

Fotos

Más leído

Publicidad

TWITTER

Publicidad

© 2019. « Revista Con Ciencia ». Todos los derechos reservados.