Artículos » Química


Química: transformando los desechos en productos de valor

  • Vota:
  • Calificación:

A lo largo de los años, se ha conocido a la química como una de las ciencias que mayores contaminantes y problemas al medio ambiente produce; imagen por la cual en muchas ocasiones se desconoce las ventajas y capacidades que tiene. 

Un ejemplo claro de estas bondades es la síntesis química, la cual no solo permite realizar transformaciones de materiales a partir de compuestos químicos, sino que tiene la capacidad de utilizar residuos o desechos industriales como materiales de partida para desarrollar nuevos productos de alto valor comercial o para fines investigativos, tales como como los polímeros. La primera síntesis orgánica data de 1828, cuando Friedrich Wöhler obtuvo urea, compuesto presente de forma natural en la orina a partir de cristales de cianato amónico.

Esta rama de la química busca, en la mayoría de los casos, obtener moléculas o compuestos de mayor complejidad a partir de unos más simples, formados por uno o más átomos del mismo elemento químico. Por ejemplo, el gas oxígeno (O2) y el ozono (O3).

Cabe destacar que gracias a la síntesis química la humanidad ha tenido grandes avances en diferentes campos, por ejemplo, el aumento de la esperanza de vida gracias a los medicamentos o la producción de materiales como el plástico, el cual está presente en casi todo lo que nos rodea.

No obstante, aunque se han logrado muchos avances gracias a la síntesis química, se debe ver la otra cara de la moneda y es aquí en donde la producción gases de efecto invernadero, explosiones y contaminaciones de ríos, surgen como resultado de muchos procesos sintéticos. Paradójicamente, la misma síntesis química puede ser la solución a muchos de los problemas ambientales que actualmente aquejan a la sociedad.

Un ejemplo de la capacidad que tiene la síntesis para la transformación de residuos obtener desechos industriales se evidencia en el trabajo que realizado en la Universidad Icesi, en Cali, por el investigador y PhD en química Giovanni Rojas y la estudiante Lina Marcela Delgado, cuyo objetivo es obtener materiales poliméricos, como los poliésteres, a partir de ácido trans- aconítico. Este último se encuentra en las mieles y melazas, subproductos del procesamiento de caña de azúcar, y el cual actualmente no está siendo aprovechado. Siendo el Valle del Cauca la central azucarera del país, nace en este proceso un nicho con gran capacidad de explotación.  

Cabe destacar que los materiales poliméricos, específicamente los poliésteres, tienen un gran interés industrial debido a las diferentes aplicaciones que pueden tener, bien sea como resinas, para la fabricación de tejidos, entre otros. De esta forma gracias a los conocimientos de la síntesis química se ha hecho posible la conversión de una molécula sin uso alguno en un producto con una gran variedad de aplicaciones.

Otro ejemplo de gran importancia a nivel industrial y que tal vez no muchas personas conozcan es el uso de la síntesis química para transformar la glicerina en procesos como la producción de cosméticos, lubricantes y medicamentos en forma de jarabe, entre otros. Este compuesto simple se obtiene como subproducto o desecho de procesos industriales como en la producción de biodiesel, el cual es un combustible de origen vegetal, en Colombia se obtiene principalmente a partir de aceite de palma. Actualmente en Colombia se obtienen 965,070 L/día de este combustible y por cada diez kilos de biodiesel, uno es de glicerina.

Estos anteriores ejemplos son una pequeña muestra del potencial que tiene la implementación de conocimientos químicos como herramienta para evitar la contaminación de los procesos, y para aprovechar todo tipo de compuestos que son mal conocidos como desechos. 

Escrito por:
Lina Marcela Delgado



ARTÍCULOS RELACIONADOS


COMENTARIOS


Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo electrónico, recibe toda la información de noticias y actividades de Revista Con Ciencia.

Publicidad

Publicidad

Fotos

Más leído

Publicidad

TWITTER

Publicidad

© 2019. « Revista Con Ciencia ». Todos los derechos reservados.