Artículos » Opinión


No al cierre de la CIB

  • Vota:
  • Calificación:

Muy mal sabor de boca deja la grave situación de la Corporación para Investigaciones Biológicas- CIB de Medellín. Uno de los centros de ciencia con mayor tradición en Colombia, que durante 46 años ha centrado su labor en microbiología médica en las áreas de micobacterias y micosis, enfermedades huérfanas, está a punto de entrar en un proceso de liquidación.

Deudas que ascienden a los 5.500 millones de pesos, EPS e IPS a las que prestan sus servicios adeudan importantes montos, empréstitos y demás tienen al borde del cierre a una institución fundada por científicos del nivel de Ángela Restrepo, quien hace más de 20 años hizo parte de la Misión de Sabios, un esfuerzo, con pocos resultados tangibles para ser sinceros, que buscó re-direccionar la ruta científica y educativa de Colombia por falta de interés político. Ella sigue cumpliendo funciones como asesora del Centro.

Y mientras la CIB está a punto de cerrar, como lo afirman en una carta Jorge Alonso Cano y Nancy Saravia, director general y científica respectivamente de otro centro de investigación, el Cideim, es paradójico que mientras se estudia un CONPES de Ciencia, Tecnología e Innovación que busca aumentar la generación de conocimiento del país, “se plantee la creación de 5 nuevos centros de investigación de calidad, uno de ellos en salud, mientras asistimos al cierre de uno de los mejores centros de investigación en ciencias biomédicas y biológicas, la CIB”.

Según una columna en El Espectador firmada por Ana cristina Restrepo, mientras que en el 2014 este centro de investigación contaba con unos 4.000 millones de pesos en promedio de recursos provenientes de Colciencias, al año pasado disminuyeron a 2.400 y en el 2016 van en 336 millones de pesos, recursos claramente insuficientes para mantener una institución con 60 científicos que buscan entender los secretos de enfermedades y proponer nuevos métodos de diagnóstico y tratamientos.

La CIB cuenta con varios grupos de investigación A1, la máxima calificación otorgada por COLCIENCIAS; es claro que hacer ciencia en Colombia es para titanes, hay pocos recursos, la empresa privada apenas empieza a reconocer los beneficios de invertir en innovación, tecnología e investigación, y aunque el Gobierno Nacional afirma la importancia de estos temas para el desarrollo del país, en el 2016, COLCIENCIAS vio reducido su presupuesto en un 20%.

Por ahora se espera que el próximo 24 de mayo, en junta extraordinaria se tomen decisiones frente a esta situación. Incluso el Concejo de Medellín envío una carta mostrando su preocupación por el presente de la CIB y proponen vender parte del edificio en el que funciona la institución, el fondo Editorial CIB, y la IPS CIB que presta servicios especializados para micosis y tuberculosis.

O incluso que la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia asuman las riendas de la entidad, sacrificar autonomía por futuro.

Desde la Revista Con Ciencia aunamos esfuerzos y prestamos todos nuestros oficios y páginas para apoyar a la CIB y no dejar que la ciencia de alta calidad y que ha entregado conocimiento en salud pública al país muera. La ciencia es sin duda un motor para Colombia y ese motor no se puede apagar. ¡Fuerza CIB¡

Carlos Andrés Urrego
Editor Revista Con Ciencia



ARTÍCULOS RELACIONADOS


COMENTARIOS


Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo electrónico, recibe toda la información de noticias y actividades de Revista Con Ciencia.

Publicidad

Publicidad

Fotos

Más leído

Publicidad

TWITTER

© 2020. « Revista Con Ciencia ». Todos los derechos reservados.