Artículos » Salud


Cannabis, alternativa para pacientes crónicos

  • Vota:
  • Calificación:

Por: Ximena Restrepo Giraldo

“…decían que con el tratamiento ella iba a tener una vida normal, y pasaban los días…luego los meses. Yo veía que quedaba tiesa, con su mirada perdidita. Sientes que se muere tu hija. Un día, un médico me dijo ‘su hija tiene epilepsia refractaria,  es resistente a medicamentos’ y ya no pude más, porque uno no se imagina que de un día para otro le cambie la vida” cuenta Lorena Franco mientras  algunas lágrimas por sus pómulos


Crédito: Pixabay

Ella es la madre de Manuela, una niña de seis años que pasó sus primeros tres convulsionando al menos 150 veces al día. Cuenta que fue constante con el tratamiento de su hija “en un principio mejoraba, pero luego el cuerpo le cobraba el medicamento. Ya mantenía desconcentrada y empezó a tener reacciones alérgicas, se le inflamaban las encías y su cabello se le caía progresivamente”.

Según la Organización Mundial de la Salud, la epilepsia es una enfermedad crónica y es la causa neurológica de muerte más común en el mundo.

Un estudio del 2010 llamado Refractory epilepsy explica queexisten 21 medicamentos anticonvulsivantes autorizados para el uso clínico (…) que comparten un porcentaje de respuesta similar y la diferencia más importante entre ellos es la aparición de efectos adversos”. Dichos medicamentos funcionan mejor para diferentes tipos de convulsiones, los pacientes a menudo deben probar varios antes de encontrar el tratamiento más efectivo.

En el caso de Lorena, parecía que su búsqueda incesante no fue suficiente, todo indicaba que la medicina convencional, se había quedado corta.

Al respecto, la investigación ¿Marijuana As Medicine?: The Science Beyond the Controversy, por Alison Mack y Janet Joy, explica que en general, los medicamentos antiepilépticos pueden suprimir las convulsiones por completo en aproximadamente el 60% de los pacientes y reducir su gravedad en otro 15%. El 25% restante, así como Manuela, sufren de una grave enfermedad cerebral subyacente que no se puede aliviar a través de tratamiento anticonvulsivo.

Ante el deterioro de su hija, la angustia y la desesperación, Lorena acudió a los productos Sannabis®, con los que conoció las propiedades terapéuticas de la planta Cannabis

Esta organización tiene una trayectoria cercana a dos décadas, opera en el Resguardo indígena de Tóez, en el departamento del Cauca, donde se desarrollan productos que se comercializan por todo el país y donde ha surgido una nueva economía a partir de las materias primas derivadas del Cannabis. 

Juan Pablo Guzmán, director de esta organización explica que actualmente se hace un uso integral de esta especie, pues este proceso favorece “no solo a la gente que está en el campo, o a los reinsertados, sino también a pacientes crónicos” y asegura que, aunque existen prejuicios con el uso del Cannabis, “es una medicina extraída de la mejor manera y sobre todo con las mejores intenciones”.

Según un artículo del 2012 realizado en el Departamento de Farmacología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) , Cannabis sativa products: current status and perspectives in medicine, expone que el conocimiento popular le atribuye a la marihuana propiedades antidepresivas, analgésicas, antiinflamatorias, aporta para la relajación muscular, estimula el apetito, con posibles beneficios en pacientes con cáncer, anticancerosas e incluso con capacidades hipnóticas, entre otras.

Sin embargo, allí se aclara que los usos medicinales de esta planta deben agruparse en dos categorías. Una en la que se  sustentan ensayos clínicos controlados que validan ciertos efectos benéficos y donde también se requieren estudios de más larga duración y una población más homogénea para obtener información contundente sobre su valor terapéutico.

La segunda categoría se refiere a información derivada de ensayos clínicos no controlados, con limitaciones metodológicas. Aunque son pocos,  esta última refiere normalmente utilidad en algunos síntomas de enfermedades como epilepsia,   ansiedad, depresión, trastorno afectivo bipolar, dependencia al alcohol,  Alzheimer, alergias y procesos inflamatorios.

El químico farmacéutico de la Clínica Versalles de Manizales, Héctor Flórez,  explica al respecto que esto se da porque esta planta  tiene compuestos analgésicos derivados del  Tetrahidrocannabinol - THC, su principal constituyente psicoactivo, que “hace que disminuya la sensación de dolor y permite un efecto de neuroprotección, es decir protege las neuronas”.

Sin embargo, Flórez afirma que, como en la mayoría de los medicamentos, el cannabis también presenta signos adversos o contraindicaciones como “taquicardia, aumento del flujo sanguíneo y también tiene un efecto broncodilatador,  entre otros”.

Por su parte, Guzmán explica que en Sannabis®, por ejemplo, se han hecho estudios con pacientes, al trabajar de la mano con algunos médicos colombianos y “llegan personas con diferentes tipos de enfermedades, se curan y no muestran síntomas adversos, es algo completamente natural. Los beneficiarios más frecuentes son niños con epilepsia refractaria”.

Desde la antigüedad para el futuro

Los productos con los que se realizan estos tratamientos terapéuticos son múltiples: pomadas calientes, bálsamos corporales, y diversos aceites, productos fabricados con cera de abejas, pino y extracto puro de higuerilla; otros cuentan con eucalipto, tabaco o manzanilla. La organización, además, produce pomadas que ayudan a la cicatrización, el cuidado de tatuajes y por supuesto, cada producto contiene aceite esencial de flor de Cannabis como base fundamental.


Crédito: Sannabis

El estudio de la UNAM explica que las propiedades terapéuticas del Cannabis pueden ayudar “especialmente a pacientes en fase terminal; de hecho, podría constituirse en el primer medicamento paliativo verdaderamente útil”

Por esta razón, Sannabis®, comercializa también los extractos puros de Cannabis Sativa e Indica obtenidos mediante el método Soxhlet..

Guzmán explica que en este producto en particular se logra obtener una alta pureza gracias a los disolventes usados (agua, alcohol y aceite de oliva) en el método de extracción (Soxhlet) separando completamente la materia vegetal (ingrediente activo) de los disolventes dando como resultado un extracto muy puro y de excelente calidad.

Lorena cuenta que “Manuela ya no usa ningún anticonvulsivo, solo el extracto puro. No tiene convulsiones… ¿me entiendes? Nuestra vida cambió drásticamente. Ella tiene vida nuevamente. Está en primero y ríe con sus amigas. Para mí es suficiente”

“Los casos son asombrosos. Niños que llegaban a 300 episodios de convulsiones y hoy cero. También hay casos de cáncer y Parkinson, pacientes en recuperación en tan solo dos meses. Hay posibilidades. En algunos casos los extractos actúan más rápido que en otros, pero es impresionante”, ratifica Guzmán.   

A esto, la investigación de la UNAM concluye que “parece más pertinente continuar los estudios encaminados a establecer el verdadero potencial terapéutico de la marihuana como tal y el riesgo de su uso como medicamento (…) sin embargo estos riesgos no deben evitar su uso en situaciones especiales en las cuales hay una necesidad médica incuestionable.”

Cannabis en Colombia, alternativa para la medicina.

En Colombia, tras la firma del decreto 2467 por parte del presidente Juan Manuel Santos, donde se reglamenta de manera regulada el uso, la fabricación, la producción, posesión de las semillas de la planta de Cannabis, la distribución sus derivados y aquellos productos que la contengan, con fines científicos y también medicinales, son varios los colombianos que han optado por esta alternativa medicinal. El decreto de 16 páginas, especifica licencias, mapas de los cultivos, las certificaciones, las pólizas de seguros y las estrictas medidas de seguridad.

Sin embargo, Flórez explica que para que una persona pueda ser recetada con Cannabis, debe cumplir con ciertos requisitos médicos definidos por el Fondo Nacional de Estupefacientes y por el Ministerio de Protección Social, “como glaucoma y algunos tipos de Cáncer donde el paciente experimenta un dolor constante y comienza una terapia analgésica”.

“Como químico farmacéutico soy consciente que las múltiples terapias que existen, desde que sean legales y benéficas, pueden aportar a una evolución positiva en el desarrollo de las enfermedades y en la recuperación del estado de salud y esto se debe complementar con el uso seguro de dichos medicamentos”, concluye Héctor Flórez.

Hoy Colombia es el cuarto país en América latina en tomar esta decisión, después de Chile, Puerto Rico y Uruguay. 



ARTÍCULOS RELACIONADOS


COMENTARIOS


Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo electrónico, recibe toda la información de noticias y actividades de Revista Con Ciencia.

Publicidad

Publicidad

Fotos

Más leído

Publicidad

TWITTER

© 2021. « Revista Con Ciencia ». Todos los derechos reservados.